Todos queremos ser escuchados - El Portal San Luis Potosí








Todos queremos ser escuchados
(7:46 hrs)  20 / Julio / 17
Fernando Espinosa R.



 

 

En la antigüedad, cuando alguien repetía un nombre dos veces seguidas significaba “te quiero decir algo importante” ponme atención.

En la actualidad, muchas veces, sentimos que no se nos pone la atención debida, cuando estamos hablando con alguien y anda viendo o haciendo algo; y es que la mayoría de las veces se requiere del lenguaje corporal del otro, como el buscar el contacto ojo a ojo, una palabra, asintiendo, sonriendo o con gestos similares, para tener la certeza que nos están escuchando. Si bien, escuchar es un acto libre, voluntario y consciente, que tiene como propósito comprender e implicarse con el otro y que no es lo mismo que oír, porque este es un acto involuntario. Se refiere a percibir sonidos, los cuales durante todo el día los estamos oyendo, como las alarmas, el claxon, los ladridos, los motores, etcétera.

Cuando nos sentimos escuchados experimentamos bienestar, y es que es un gozo saberse escuchado con atención y respeto. Todos queremos ser escuchados, sin embargo, el frenético ritmo de vida que llevamos nos dificulta la práctica de la escucha, y no sólo por razones externas, sino también por razones internas. No es fácil escuchar, pues hacerlo conlleva todo un proceso. No basta con saber hablar, hay que también saber escuchar, porque escuchar es ser validados, es un acto de amor, por lo cual es importante aprender a escuchar lo que dice el otro.

Muchas veces cuando alguien nos habla, lo interrumpimos e inmediatamente comenzamos a suponer lo que va a exponer y no permitimos que termine de explicar lo que quiere decir. No hay dialogo cuando queremos que prevalezca nuestra posición frente a la del otro. Muchas veces, escuchamos cuando estamos tan metidos en nuestro propio ruido interno, (en nuestros pensamientos) y eso evita ponernos en contacto con el otro. Tampoco escuchan cuando no están interesadas en esta interrelación personal, es decir, que si en una relación no te importa cómo se siente la otra persona, pues no habrá comunicación. Muchas veces armamos una historia que eventualmente no tiene nada que ver con lo que en realidad sucedió.

Se suele decir que la gente, en especial los hijos “no escuchan”, cuando se les dice que hacer, pero aquí cabría la posibilidad de analizar si lo que queremos es que nos escuchen o que nos obedezcan.

Definitivamente después de escuchar, se puede dar una opinión con amabilidad, pero eso no implica necesariamente que se seguirá el consejo. También se puede dar un abrazo o alguna señal que retroalimente la comunicación. A veces el silencio permite reflexionar sobre lo que la otra persona ha dicho, aunque pueda parecer incómodo.

Pero hay veces que ni a nosotros mismos nos escuchamos, lo cual significa que estamos pensando en voz alta, esto nos ayuda a  reflexionar, y es que cuando hablamos con el otro nos reconocemos, nos auto explicarnos, y  al momento de hacerlo nosotros mismo estamos dando una solución.

Platicar, dialogar con otros nos ayuda a humanizar nuestras relaciones y de entender que puede haber diferencias las cuales son comunes y positivas para llegar a un acuerdo.

 




Imprimir | Ir al inicio

Multimedia








  +


p Las más leidas y recientes
p Grillópolis
p Redada
p Tribuna
p Bienestar
p Life

p Finanzas
p Oráculo
p Columnas
p Horoscopos

p Publicidad
p Versiones Impresas
p Portalazos
p El portal en imagenes


  La opinión de los colaboradores no representa necesariamente la política editorial del periódico El Postal.

El Portal ® es una marca registrada. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.




El Portal en tu e-mail
 


Contacto
Avenida La Victoria número 250-18, Col. La Loma, CP. 78216, San Luis Potos!, S.L.P.
Telefono 8 25 35 35
  Publicidad - Enviar email