En sus Marcas....Listos....Fuera!!! - El Portal San Luis Potosí








En sus Marcas....Listos....Fuera!!!
(7:23 hrs)  24 / Julio / 17
José Luis Solís Barragán



 

 

-Buenas noches Joaquín aquí transmitiendo en vivo desde la Ciudad de México, en lo que es sin duda es la carrera más esperada del siglo XXI en México.

Te comento que las apuestas ya han cerrado y quedaron dos a uno, a favor de la Corrupción.

Ahora mismo te enlazo a donde se encuentran los preparativos de los vehículos que están próximos a competir.

-Como podemos apreciar los vehículos básicamente se encuentran listos.

Por un lado la corrupción posee un modelo 1929 y lo conduce Javier Duarte, Guillermo Padrés, Cesar Duarte y Roberto Borge; como auxiliares se incorporan algunos Legisladores y Presidentes Municipales, así como algunos miembros de la sociedad; su vehículo se encuentra listo ya sólo están cargando unos cuantos pesos por si la cámara de la meta no les reconoce el triunfo.

Por el otro lado tenemos un vehículo 2017 recién salido de agencia, la sociedad civil se encuentra lista para conducirlo; su mayor virtud es la ligereza. Sin embargo vemos que empiezan a llegar representantes de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión con una caja de “acuerdos políticos”, Órganos Fiscalizadores locales con la leyenda “delincuencia organizada”, la de la sociedad civil con el letrero “mezquindad”, los medios de comunicación se suman con la de “desinformación”, los Partidos Políticos y Gobierno Federal aportan la de “impunidad”. 

-Ahora si ya todo se encuentra listo; los vehículos se acercan a la línea de salida, aunque el del Sistema ya no se ve tan ligero como lo habían prometido.

-En su marcas… Listos yyyyyy… ARRANCANNNNN

-El vehículo de JaviDu toma la delantera y el del Sistema Nacional Anticorrupción simplemente no arrancó.

El conductor del Sistema desciende del vehículo, se da cuenta que se les olvidó llenar el tanque de gasolina, le faltaron dos llantas y algunos elementos que no instalaron debidamente.

Solo hay algo claro: el modelo 1929 ahora parece imparable, y esta es la historia que la mayoría de la gente cree que es el arranque del Sistema Nacional Anticorrupción.

Reza un dicho popular: “No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague”; el 19 de junio la Ley General de Responsabilidades Administrativas entró en vigor, por lo que el inicio de su vigencia representaba el arranque total del Sistema Nacional Anticorrupción.

Sin embargo la entrada en vigor de este ordenamiento jurídico no fue motivo de celebración, ya que si bien es cierto que el Sistema es un importante logro, lo real es que aún quedan muchos pendientes para que esta Institución tenga vida.

Dentro de esos pendientes tenemos dos fundamentales: que el Senado seleccione dentro de las ternas enviadas por el Ejecutivo a los próximos Magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, quienes juzgarán los asuntos de responsabilidades de los servidores públicos; así mismo falta la designación del Fiscal Anticorrupción que deberá investigar los hechos de corrupción.

Pero el problema que enfrenta el recién creado Sistema Nacional Anticorrupción no sólo es un tema de pendientes Legislativos, también es un tema de instituciones corrompidas hasta la médula, como órganos fiscalizadores locales que ya han sido denunciados; así como de agendas partidistas en la selección de los cargos y por supuesto agendas personales de algunos actores claves.

El Sistema Nacional Anticorrupción nació lesionado con la discusión respecto de los formatos de la declaración 3 de 3 y de la inclusión o no de empresas en la obligación de presentar dichas declaraciones; sin embargo todo siguió su curso, el Sistema no podía no crearse.

Ahora la crisis versa sobre los pendientes legislativos en la materia y sobre la partidización de instituciones fundamentales para el correcto funcionamiento del Sistema. Se cayó en la descalificación y ahora los partidos son señalados de no cumplir los plazos legales impuestos en la Ley, sin embargo pocas propuestas han sido puestas sobre la mesa.

Es difícil creer que el Sistema Nacional Anticorrupción podrá realmente hacer frente a un problema tan grande que se encuentra enraizado no sólo en Instituciones Pública, sino que también en la Iniciativa Privada, así como en la sociedad civil.

No es sencillo que pongamos todas nuestras expectativas en un Sistema de coordinación que tiene por objeto unir los esfuerzos de cada institución para el combate a la corrupción, pero que en el fondo son las mismas instituciones de siempre las que estarán a cargo de los procesos.

No es sencillo no esperar decepcionarnos después de ver como cada día la corrupción se vuelve más evidente y parece no encontrar límites, incluso límites de sensibilidad humana. Es decir ya no sólo es preocupante que roben, ahora es preocupante que son capaces de jugar con la salud de las personas.

Esa es la realidad de México, y esos son justamente los grandes problemas que enfrentará el Sistema Nacional Anticorrupción; el problema de fondo nada tiene que ver con pendientes legislativos, el problema de fondo es como diseñar y construir Políticas Públicas sólidas que permitan realmente combatir la corrupción.

Hay una necesidad imperante de legitimar al Sistema Nacional Anticorrupción, hay una obligación moral por aportar todos en la consolidación de un modelo que jurídicamente tiene los elementos que puedan hacerlo funcional, pero si no nos comprometemos todos con el futuro del país, poco podrá hacerse en esta tarea titánica.

El Sistema Nacional Anticorrupción fue diseñado con elementos de la Nueva Gestión Pública, en la que el Estado reconoce su incapacidad de resolver de manera unilateral los problemas públicos, por lo que la participación de la sociedad se convierte en el elemento sustancial que permite construir el Estado de Derecho.

Como sociedad debemos dar un voto de confianza aún y cuando parece muy complejo por las veces que hemos sido decepcionados, pero puede ser una oportunidad única para el resurgimiento de una ética pública que con el paso de los Gobiernos parece muy deteriorada.

El Sistema Nacional Anticorrupción se encuentra muy lejos de ser perfecto, pero es lo mejor que tenemos para poner freno a un fenómeno que nos cuesta millones de pesos tanto al Gobierno como a la sociedad que paga los actos de corrupción.

Ya basta de permitir que los algunos miembros de la clase política y de la sociedad sigan en su modelo de 1929 en que el poder no tenía freno, es momento de que el Estado de Derecho llegue

a todos aquellos lugares en que la opacidad es la regla. Sólo con esto podrá heredarse a las futuras generaciones un mejor país y sin duda podremos ser una generación que produzca un sentimiento de orgullo para los futuros mexicanos.

 




Imprimir | Ir al inicio

Multimedia








  +


p Las más leidas y recientes
p Grillópolis
p Redada
p Tribuna
p Bienestar
p Life

p Finanzas
p Oráculo
p Columnas
p Horoscopos

p Publicidad
p Versiones Impresas
p Portalazos
p El portal en imagenes


  La opinión de los colaboradores no representa necesariamente la política editorial del periódico El Postal.

El Portal ® es una marca registrada. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.




El Portal en tu e-mail
 


Contacto
Avenida La Victoria número 250-18, Col. La Loma, CP. 78216, San Luis Potos!, S.L.P.
Telefono 8 25 35 35
  Publicidad - Enviar email