Del fuero, de la corrupción y… cosas peores - El Portal San Luis Potosí








Del fuero, de la corrupción y… cosas peores
(8:14 hrs)  1 / Agosto / 17
José Luis Solís Barragán



 

Desde hace tiempo existen dos críticas principales a los Legisladores mexicanos: la primera tiene que ver con un tema económico, es decir la sociedad consideran cuesta mucho el Congreso y es poco productivo; la segunda tiene que ver con una figura constitucional que conocemos como el fuero.

No es mi intención entrar al fondo del tema de la remuneración económica, primero porque considero que este se convirtió en un falso debate sin argumentos, ya que para hablar del salario de cualquier funcionario público, es vital hablar de por lo menos dos temas adyacentes: responsabilidad y corrupción; en segundo lugar el tema desbordado de la corrupción hace que el tema salarial no tenga una gran trascendencia en el momento, sin que ello implique una posterior revisión del tema.

Ahora bien lo que me parece fundamental analizar es la reforma constitucional que se encuentra en discusión en los cabildos del Estado de San Luis Potosí, misma que tiene por objeto la eliminación de la figura del fuero con que cuentan los servidores públicos que se encuentran enunciados en el artículo 127 de la Constitución Local.

Para discutir el tema del fuero es fundamental regresar en el tiempo para entender que la figura prevista en la Carta Magna no tenía ni un dejo de interés de convertir el Congreso en una cueva de ladrones; sino que tenía como objeto evitar distraer la atención del funcionario de los temas públicos; sin embargo estamos en México y el fuero se convirtió en inmunidad para delincuentes.

Sin duda alguna los Legisladores deben contar con “inmunidad parlamentaria”, que se traduce en la imposibilidad de reconvenir las opiniones vertidas por los funcionarios en el ejercicio de su encargo. Para un mejor entendimiento la inmunidad parlamentaria permitió a Gerardo Fernández Noroña llamar alcohólico y usurpador al Presidente Felipe Calderón; así como en San Luis Potosí, Alejandro Segovia pudo decir: “al gobernador le faltan huevos”; esto sin que implicara algún tipo de responsabilidad o represalia para los funcionarios.

Parece burdo creer que la inmunidad parlamentaria tiene como objeto permitir que los insultos sean permitidos en las máximas tribunas, pero el trasfondo consiste en darle la máxima libertad de expresión en su encargo al Legislador; esa libertad bien encausada permitiría fortalecer el sistema de pesos y contrapesos del Estado,  y con ello reducir los excesos del poder.

Por su parte el fuero ya fue definido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación como una garantía procesal, cuyo objeto no es evitar juzgar los actos delincuenciales del funcionario, sino que evita la distracción de los asuntos públicos por atender asuntos que probamente terminen en calumnias.

Tal fue la esencia del fuero como garantía procesal que la Constitución previó un proceso denominado “Declaración de procedencia”, que permitía al Congreso la suspensión de dicha garantía procesal para enfrentar los cargos de los que fue señalado el funcionario, esto siempre y cuando la autoridad investigadora demostrara la existencia de elementos en la comisión de un delito.

Entonces sí existía la figura para suspender la garantía procesal ¿Por qué eliminar la figura del fuero se convirtió en una de las principales demandas ciudadanas? La respuesta se vuelve muy sencilla, se elimina por la impunidad que reina en los Congresos; es decir el Congreso termina por proteger a la clase política impidiendo que la justicia llegue a la cima del poder.

Ante esa impunidad y dada la red de corrupción que se descubrió en el Congreso del Estado, es claro que los ciudadanos buscaran a toda costa la eliminación del fuero, cuando en realidad el fuero no termina por ser una solución de fondo a lo que sucedió en el Congreso, sino que se transforma en un parche en el combate a la corrupción.

La eliminación del fuero sin duda es un importante logro para la sociedad y no debe regatearse que en San Luis Potosí ya se demostró que cuando la sociedad se involucra en los asuntos públicos puede lograr cambios trascendentales, sin embargo la reforma como quedó aprobada por el Congreso puede convertirse en un importante dolor de cabeza para el Estado, siempre y cuando reine el Estado de Derecho

De la lectura del Dictamen Legislativo aprobado por el Congreso Local se puede ver que se eliminó el fuero para todos los funcionarios incluidos los Secretarios, Procurador, Magistrados del Tribunal de Justicia, Auditor y miembros de los Órganos Autónomos.

Como mencione en párrafos anteriores si el Estado de Derecho reinara, es decir donde la impunidad no tiene cabida, la eliminación de dicha garantía procesal puede generar grandes problemas; lo anterior dado que ante cualquier denuncia dichos funcionarios deberían distraer su atención para dedicarse a atender estos temas particulares.

Imaginemos por un momento que el Auditor Superior del Estado deba asistir a todas las audiencias ante el Ministerio Público por denuncias penales presentadas en su contra, eso en teoría implicaría que parte de los recursos públicos que tiene la ASE asignados deban ser gastados en atender tales asuntos, así como distraer al Auditor y a parte de su personal para ello, lo que podría hacer más ineficiente al órgano fiscalizador.

Por esta razón la Declaración de Procedencia como mecanismo de acotar la garantía procesal que concedía el fuero se convertía en una pieza fundamental para desahogo de los asuntos públicos, el problema es ante las constantes omisiones del Legislativo que se termina convirtiendo en un medio de impunidad. 

No pretendo que se crea que el abajo firmante se encuentra en contra de la eliminación del fuero, mi único objeto es analizar el tema del fuero desde una perspectiva amplia, es claro que su diseño obedeció a una ingeniería constitucional en la que el Ejecutivo era tan poderoso que podía intentar callar cualquier disidencia con medios legales e ilegales, realidad política que no es tan distante de la actual.

Reitero que la reforma constitucional es un gran logro de la sociedad, pero podría empezar a generar grandes problemas de funcionalidad de las instituciones, por ello debe caber la prudencia en el uso que se le da a la eliminación del fuero.

El verdadero combate a la corrupción debe empezar por un constante trabajo desde la sociedad que al involucrase en asuntos públicos como ahora lo hizo con el tema del fuero, termine por orillar a las autoridades a ejercer sus funciones con estricto apego a la norma.

Así mismo el combate a la corrupción debe de ir de la mano de un restablecimiento del sistema de pesos y contrapesos que permita agilizar y hacer funcional el sistema de rendición de cuentas, incluido claro está la transparencia como eje transversal.

Por último la instauración de un servicio civil de carrera en el Estado que permita la profesionalización de los servidores públicos, ello con el fin de disminuir la partidización de las instituciones, con lo que se lograría una burocracia meritocrática y no una burocracia de compadres, amigos o socios de corrupción.

La eliminación del fuero es la primera batalla por regenerar la ética pública en el Estado, pero no podemos simplemente esperar que una reforma destruya un clima sistemático de corrupción en la que instituciones, gobernantes y gobernados se han visto beneficiados.

Por ello es fundamental que la eliminación del fuero sea acompañada de otras reformas legales que fortalezcan el recién creado Sistema Estatal Anticorrupción y que la sociedad se convierte en un ente actuante y no solo crítico.

La participación de la sociedad sin duda debe empezar desde la selección de los próximos gobernantes ya que no podemos esperar cambios si la clase gobernante es la misma que nos defraudo esta vez, ya que de lo contario sucede lo que paso con la licencia del Diputado Enrique Flores, es decir que se va un hombre señalado por ser corrupto, para darle el espacio a otro que se encontraba involucrado en el tema.

No podemos seguir en el mismo camino, ya que de lo contrario es evidente que las cosas irán empeorando en detrimento de las futuras generaciones.

 




Imprimir | Ir al inicio

Multimedia








  +


p Las más leidas y recientes
p Grillópolis
p Redada
p Tribuna
p Bienestar
p Life

p Finanzas
p Oráculo
p Columnas
p Horoscopos

p Publicidad
p Versiones Impresas
p Portalazos
p El portal en imagenes


  La opinión de los colaboradores no representa necesariamente la política editorial del periódico El Postal.

El Portal ® es una marca registrada. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.




El Portal en tu e-mail
 


Contacto
Avenida La Victoria número 250-18, Col. La Loma, CP. 78216, San Luis Potos!, S.L.P.
Telefono 8 25 35 35
  Publicidad - Enviar email