La independencia de los independientes - El Portal San Luis Potosí








La independencia de los independientes
(12:37 hrs)  9 / Octubre / 17
José Luis Solís Barragán



 

 

Mouseland era un lugar donde vivían los ratones, un grupo complejo que incluso tenía un Parlamento; cada cuatro años los ratones acudían a las urnas y votaban. Concluidas las elecciones siempre eran electo un Gobierno formado por gatos negros.

El Gobierno de gatos negros, era una muestra de buenos compañeros, emitía una legislación adecuada, pero eran leyes buenas para los gatos, aunque esto implicaba que los ratones vivieran en condiciones poco adecuadas a sus necesidades.

Llego el día en que los ratones no pudieron soportar esas condiciones y en las urnas castigaron a los gatos negros, así que votaron por los gatos blancos, pero las cosas no cambiaron como esperaban los ratones; a la continuidad del status quo, los ratones acudieron a las urnas y votaron contra los gatos blancos.

Ahora regresaban al poder los gatos negros, después nuevamente los blancos, incluso llegaron al poder gatos mitad blanco y mitad negro a los que denominaron Gobiernos de coalición; la desesperación fue tal que llegaron los gatos con manchas.

Esta pequeña historia es un extracto de un discurso pronunciado por el activista político, canadiense, Thomas C. Douglas en 1962; en el que se asemeja a los votantes canadienses con los ratones.

Me permití tomar el discurso de Mouseland como introducción, ya que me parecía que podría ilustrar de manera adecuada una discusión que sostuve con un buen amigo hace algunos años, cuando el Congreso de la Unión analizaba y aprobaba la reforma política que le dio vida a las candidaturas ciudadanas.

En ese momento recuerdo bien haber señalado que las candidaturas independientes si bien representaban una apertura en la participación ciudadana, implícitamente era un reconocimiento al fracaso de los partidos políticos como instituciones en la vida democrática nacional, ya que no lograban ofertar candidatos idóneos para ocupar los diversos cargos de elección popular.

Mi interlocutor señaló que no implicaba un fracaso, sino simplemente la creación de un nuevo mecanismo que permitiera ampliar la oferta política en beneficio de la ciudadanía; que, si bien los partidos políticos se verían afectados dada la ampliación de la oferta, ello no debía entenderse como un fracaso per se.

Ante la interpelación de mi interlocutor solo tenía un argumento: la Constitución daba a los Partidos Políticos el monopolio del acceso al poder, ya que solo mediante candidaturas partidistas se podía competir en la contienda electoral; dada la perversión de un sistema democrático que se deformó en partidocracia, la sociedad necesitó otros mecanismos que permitieran tener representantes políticos que no obedecieran a las cúpulas partidistas.

En conclusión, ante la incapacidad de los Partidos por representar a los ciudadanos, se crearon candidaturas “independientes” de los Partidos Políticos; sin embargo, el gran riesgo era que los Partidos pervirtieran esta figura, para ser el consuelo de los fracasos partidistas.

Es innegable que las candidaturas “ciudadanas” podrían ser un factor que mejorara la oferta de los diversos Partidos Políticos, ya que podría obligarse a buscar mejores perfiles, para no quedarse atrás en los comicios; sin embargo, vemos que este objetivo no se alcanzó.

Si bien el dialogo entre “ciudadanos” y “políticos” es un canal que no transmite ningún tipo de mensaje, dado que no existe cohesión entre ellos, dado que los “ciudadanos” consideran que los “políticos” son de otra especie; las candidaturas ciudadanas en lugar de abonar al dialogo para coexistir en el sistema político, parece que generan mayor repulsión entre ellos.

Hoy las líneas discursivas de las candidaturas “ciudadanas” son: lo partidos son entes caducos y los políticos no representan a nadie; dichas líneas no estuvieran de todo mal dado el origen de la candidatura independiente, sin embargo, no tengo muy claro desde que perspectiva se puede hablar de candidaturas independientes dado el origen de los candidatos.

Vayamos por los nombres más representativos que ya se registraron ante el Instituto Nacional Electoral o que han manifestado interés en participar como candidatos independientes: • Armando Ríos Peter.- militó durante 10 años en el Partido de la Revolución Democrática; • Jaime Rodríguez Calderón (el Bronco).- militó durante más de 33 años en el Partido Revolucionario Institucional; • Margarita Zavala Gómez del Campo.- militó durante 33 años al Partido Acción Nacional.

Esto nos permite ver que las candidaturas “independientes”, se está convirtiendo en un plan B, para la clase política; no creo que existan elementos para señalar que todos los casos son iguales, sin embargo, si nos encontramos ante el riesgo de la perversión de la figura jurídica.

Hoy nos parece que en efecto la boleta electoral del próximo año tendrá una gran gama de actores como oferta política para ocupar la máxima magistratura del país, pero la apertura de la oferta no está representando mejores opciones o propuestas para gobernar al país, ya que personajes provenientes de los Partidos Políticos, estarán participando vía candidaturas independientes. 

Es justamente donde la historia de Mouseland encaja perfectamente en el propósito de la columna, es decir hoy tenemos oferta política de los partidos tradicionales, un frente amplio que ofrece lo mismo y por último candidaturas “independientes” que no acreditan una independencia no digamos a los Partidos, sino al sistema de partidos; pero ninguno de ellos representa un cambio; es decir todas las opciones parecen en el fondo ser lo mismo.

Los mexicanos ya votamos por los gatos negros, pasamos a los gatos blancos, pintos y pardos; y las cosas simplemente no cambian; es momento de entender que la única manera de generar un cambio adecuado consiste en apostar por una meritocracia, que sea supervisada por una sociedad crítica, que seleccione de manera responsable a sus gobernantes.

No es posible seguir en un esquema donde “político” y “ciudadano”, son elementos antagónicos, dado que por el contrario se requiere ser ciudadano para ser político; deben ser vistos como elementos complementarios por el bien del país.

México ya no puede esperar; tal como lo dijo Manuel J. Clouthier: “Lo importante no es cambiar de amo, sino dejar de ser perro”

 

P.D. La realidad siempre alcanza a la ficción; y ahora ese balde de agua fría le llegó al Señor “puedo caminar tranquilo por las calles”; las estadísticas del Gobernador en materia de seguridad no tienen semejanza con el sentir social en la materia. Desde aquí lamentamos el fallecimiento del fotoperiodista Daniel Esqueda Castro; esperemos que el Gobernador no le dé a la sociedad y periodismos un regalo de impunidad.

 




Imprimir | Ir al inicio

Multimedia








  +


p Las más leidas y recientes
p Grillópolis
p Redada
p Tribuna
p Bienestar
p Life

p Finanzas
p Oráculo
p Columnas
p Horoscopos

p Publicidad
p Versiones Impresas
p Portalazos
p El portal en imagenes


  La opinión de los colaboradores no representa necesariamente la política editorial del periódico El Postal.

El Portal ® es una marca registrada. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.




El Portal en tu e-mail
 


Contacto
Avenida La Victoria número 250-18, Col. La Loma, CP. 78216, San Luis Potos!, S.L.P.
Telefono 8 25 35 35
  Publicidad - Enviar email