¿”No me juzgues”? Lo siento, soy humano. - El Portal San Luis Potosí








¿”No me juzgues”? Lo siento, soy humano.
(18:30 hrs)  27 / Octubre / 17
Daniel Rangel



 

 

En días pasados leí un tuit de una persona popular en su ámbito profesional, cuyo mensaje me animó a escribir este artículo. 62 retuits - 219 Me gusta, el tuit rezaba así:

Una persona feliz no critica, no juzga, no envidia! Vive para hacer el bien y ayudar en la medida de lo posible a los demás, aunque ni siquiera los conozca.

Difiero en la primera parte del tuit, pero yo quiero enfocarme en específico en la palabra JUZGAR.

Casi todos los días estamos expuestos a oír o decir, con una actitud a la defensiva, la inmortal frase: ¡no me juzgues! 

Mi entrenamiento en pensamiento crítico me permitió darme cuenta de una falacia; ésta se encuentra en la interpretación y uso del término «juzgar», cuyo significado no refiere necesariamente a una concepción negativa a la persona juzgada. 

 EN EL ÁMBITO PERSONAL…

…juzgar es evaluar, con suficiente información, una idea que al ser definida será la base para tomar una decisión (certera o absurda) que determinará cómo se encausará nuestra actitud y nuestro proceder ante las implicaciones de esa idea.

Cuando hemos deliberado cuál es el parecer de esa evaluación, hemos emitido una sentencia, con dos posibilidades: liberar (“vive y deja vivir”) o condenar (lo castigamos).

La confusión viene al decir «no me juzgues» en vez de «no me condenes». 

Al compartir ciertas situaciones personales cabe la posibilidad de sentir temor, porque no sabemos cómo los demás van a responder ante lo que les contemos. Tememos que la gente nos condene: que nos vean y traten mal, y se distancien de nosotros.

Condenar es, entonces, hacer que el otro pague por lo que dijo/hizo y que me molestó o que evalué como malo, inapropiado o injusto.

 EJEMPLO:

Javier decide compartir con Homero, su mejor amigo, que le gustan los hombres. Antes de hacerlo, expresa: «Pero no me vayas a juzgar». Homero lo escucha hasta el final, y después dice: «Creo que no podremos seguir siendo amigos. Lo siento».

Cuando Homero lo escuchaba, evaluaba esa información, es decir, lo juzgó. Posteriormente tomó una decisión, con la cual condenó a Javier a no ser más su amigo, debido al desacuerdo de Homero.

CONCLUSIÓN:

Cada vez que vamos a deliberar una decisión, habremos juzgado. Por otro lado, cada uno condena de acuerdo a sus valores y al dolor que siente, aunque algunos no saben manejar sus emociones y, sin pensar, condenan rápidamente, pero ésa es otra historia para otro día.

Así que:

1. Feliz o no, las personas juzgamos.

2. No porque una persona reconocida dijo algo, significa que está bien, practiquemos la crítica para desarrollar nuestro pensamiento.

 Ci vediamo!

 




Imprimir | Ir al inicio

Multimedia








  +


p Las más leidas y recientes
p Grillópolis
p Redada
p Tribuna
p Bienestar
p Life

p Finanzas
p Oráculo
p Columnas
p Horoscopos

p Publicidad
p Versiones Impresas
p Portalazos
p El portal en imagenes


  La opinión de los colaboradores no representa necesariamente la política editorial del periódico El Postal.

El Portal ® es una marca registrada. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.




El Portal en tu e-mail
 


Contacto
Avenida La Victoria número 250-18, Col. La Loma, CP. 78216, San Luis Potos!, S.L.P.
Telefono 8 25 35 35
  Publicidad - Enviar email