¿Ardillas fluorescentes? Sí, lo has oído bien

¿Ardillas fluorescentes? Sí, lo has oído bien

En el reino animal, la supervivencia depende muchas veces de la apariencia. Ante el peligro, hay especies que optan por camuflarse, como lo hacen los camaleones; algunas que presentan coloraciones muy llamativas para parecer más peligrosas, como las avispas; y otras, sobre todo en el océano, brillan en la oscuridad.

En el mar, les pasa a las estrellas de mar, medusas, calamares, peces e incluso a algas microscópicas que viven dentro de otros organismos. En tierra, el animal más conocido capaz de emitir luz es, seguramente, la luciérnaga, pero parece ser que no es la única, según asegura un grupo de investigadores del Northland College de Wisconsin (Estados Unidos).

Los expertos han descubierto que también los pterominos (Pteromyini), comúnmente conocidos como ardillas voladoras, brillan en la oscuridad si se las ilumina con luz ultraviolada. Toparon con ello por casualidad mientras probaban en un bosque cómo reaccionaban los líquenes a los efectos de la luz de esta misma longitud de onda.

Los resultados del hallazgo se dieron a conocer el pasado mes de enero a través de una publicación científica en la revista Journal of Mammalogy . Allí los autores concretan que sólo las ardillas voladoras del género Glaucomys son fluorescentes y que la luz que emiten es de un tono rosáceo.

A su juicio, han desarrollado este mecanismo para reconocerse las unas a las otras en ambientes de escasa luz, aunque también especulan con el hecho de que el color rosado podría ayudar a las ardillas a desplazarse por los bosques cuando estos están nevados, pues el blanco de la nieve y el rosa de su piel se diferenciarían así perfectamente.

Las tres especies del género Glaucomys —Glaucomys sabrinus, Glaucomys volans y Glaucomys oregonensis— son nativas de América del Norte, donde viven entre Guatemala y Canadá. Son nocturnas y, en realidad, no vuelan, como su nombre indica, pero sí que son capaces de planear para saltar de un árbol a otro e intentar escapar de sus depredadores.

La fluorescencia rosácea es propia de especies nocturnas (Journal of Mammalogy)

Para la elaboración del trabajo, los expertos analizaron una serie de especímenes tanto de museo como salvajes. Observaron que machos y hembras ofrecían distintas intensidades de fluorescencia tanto en la parte ventral como en la dorsal. También se examinaron especímenes de museo de tres especies diurnas, pero estos no mostraron fluorescencia.

Los expertos desconocen si hay algún otro motivo por el que estos mamíferos emiten luz, pero sugieren que esta capacidad podría extenderse también a otras especies de mamíferos. Por ello, aseveran que son necesarias más investigaciones para averiguar qué papel ecológico juega aquí la fluorescencia y el mecanismo por el que se produce.

Hasta ahora, los únicos mamíferos que se sabía que brillaban en la oscuridad son las zarigüeyas, un género de marsupiales que frecuenta ecosistemas distintos a los de las ardillas del género Glaucomys. De hecho, con ellas solo comparten una cosa: que tienen hábitos nocturnos y crepusculares, que es donde podría estar la clave de todo.

Video de Nat Geo

Agencias.

Síguenos en:

Twitter:@ElPortalMx

Facebook:El Portal San Luis Potosí fffffff

A %d blogueros les gusta esto: