La planeación… estrategia necesaria hasta para vender cacahuates

Por: Daniel Rangel

Una persona me dijo una ocasión “con que sepas leer, escribir y hacer cuentas, con eso tienes para hacer negocios”. Al pensarlo detenidamente y aunque parezca descabellado, coincido con esta afirmación.

Destaco: Tener estudios profesionales es importante pues nos dan noción, amplitud y profundidad en algunos temas, pero si el destino nos lleva por otro rumbo y no podemos hacer efectivos los conocimientos de la carrera universitaria, es bueno saber que con los más elementales podemos hacerle frente a la vida.

TODOS SOMOS ADMINISTRADORES

La administración implica cuatro pasos básicos: planeación, organización, dirección y control. Planear, este primer paso es la columna que sostiene cualquier proyecto; aquí se visualizan todos o la mayor parte de circunstancias que pueden ocurrir en un futuro sin que nos tome desprevenidos.

Todos somos administradores, algunos muy buenos y otros no tanto, pero todos tenemos cierta potestad sobre nuestros recursos (tangibles e intangibles): manejamos nuestro tiempo, el dinero, la comida que consumiremos, pensamos cómo vestiremos según la ocasión y un larguísimo etcétera.

La administración es tan vieja como la humanidad sólo que con el paso de los años se ha ido perfeccionando con nuevos conceptos o enfoques, pero su esencia no ha cambiado: dosificar el uso de los bienes para sacarles el mayor provecho posible.

ESTRATEGIAS HECHAS CON LOS PIES

¿Has ido a alguna fiesta y te pasa que necesitas algo, por ejemplo, alguna salsa (por mencionar algo) y no hay? O quizá tú eres el anfitrión, la gente ya está llegando y te das cuenta que se te pasó comprar la botana o los cubiertos…

Esto es un ejemplo perfecto de una mala planeación. El no hacer algo tan simple como una lista con lo que necesitabas puede provocar estrés, retrasos, desesperación de los invitados e incluso la molestia de pedirle a uno de tus acompañantes que te haga el favor de ir a comprar aquello que se te olvidó en lugar de que disfrute de la party como el invitado que es.

Este es un ejemplo burdo, pero si en tu chamba haces una mala planeación te puede costar tu permanencia. A ninguna empresa le gusta perder su tiempo y gastar más de lo previsto.

VISTA DE ÁGUIILA… VELO TODO

Para lo que vayas a emprender este 2020, ya sea tu fiesta de cumpleaños, tu boda, abrir tu negocio, irte de vacaciones… haz una buena planeación. ¿Y cómo se hace una buena planeación?

Fácil, piensa siempre en todo, hasta en lo improbable; ten cubiertos todos o la mayoría de escenarios posibles.

Porque es cierto, hasta para vender cacahuates necesitas saber planear: cuánto vas a comprar, a cuánto lo vas a vender, en dónde los venderás, a qué hora te pondrás (manejo de números). Quién quita que seas un excelente vendedor y tengas que redactar contratos para tus trabajadores (conocimiento de letras).

Nunca sabremos por dónde nos llevará la vida… es mejor estar preparado para cualquier eventualidad.

EL PORTAL UNA NUEVA ERA

Síguenos en:

Twitter:@ElPortalMx

Facebook:El Portal San Luis Potosí

A %d blogueros les gusta esto: